estados unidos

Nos vamos a los Estados Unidos: lagos y ruiseñores

¿Has visitado los Estados Unidos?

La única vez que he estado allí (por el momento) tiene mucho que ver con Léeme. En septiembre de 2016 viajé a Nueva York para grabar el episodio nº9 de la primera temporada, que hablaba sobre una de mis novelas preferidas: El palacio de la luna, de Paul Auster.

Avenidas kilométricas, rascacielos, puentes mastodónticos, pizzas y cheesecakes… Harlem, el SoHo, Central Park, Brooklyn o el Village; cuánto merodeé por aquella ciudad tan cinematográfica a la que espero volver pronto (y de paso seguir descubriéndola con los consejos de Angie, de A Nueva York, una web súper exhaustiva de la ciudad que os recomiendo desde aquí).

Pero Estados Unidos, obviamente, es muuuuuucho más que Manhattan, muuuucho más que Nueva York. ¿Quién no ha fantaseado con seguir los pasos de Jack Kerouac por la famosa ruta 66? ¿A quién no le gustaría conocer de primera mano el río Misisipi, el mismo que acogió las aventuras de Huckleberry Finn?

A mí, los Estados Unidos se me antojan como una mezcla de contrastes, contradicciones, costumbres y culturas que se modifican no sólo de estado en estado, sino de pueblo en pueblo. Supongo que todo lo que nos llega de allí -películas, libros, tradiciones…- contribuye a crearnos esta imagen de país variopinto y atrayente…

Así que, para quitarme este mono de Estados Unidos que tengo, este mes en el Diario de lecturas nos vamos de viaje a dos estados bastante separados en el mapa… y, por lo que he leído en los dos libros que te traigo, también muy diferentes entre sí.

No me enrollo más: te dejo con el Diario de lecturas de este mes. Abróchate el cinturón, sube la ventanilla del avión, ponte cómodo… and enjoy the flight!

 

Nos vamos a los Estados Unidos: lagos y ruiseñores

Este viaje exprés por los Estados Unidos ha sido cortesía de estos dos libros:

  • Uno que te cuenta el experimento autosuficiente y algo eremítico de un filósofo que vivió a las orillas de un lago durante dos años, en una casita construida por él mismo (puedes comprarlo aquí).
  • Otro que describe un juicio racista y que te hará reflexionar sobre los valores que te han transmitido tus padres (puedes comprarlo aquí).

 

Si ya habías leído alguno de estos dos libros, ¿qué aprendiste con ellos? Y si no, ¿por cuál vas a empezar?

Te espero en los comentarios 🙂

2 Comentarios
  • Mónica
    Publicado a las 12:33h, 09 octubre Responder

    Yo estoy leyéndome WALDEN!! Llevo ya con el libro un par de meses y me queda aún mucho…
    Es justo lo que dices Irene, es para leerlo con tranquilidad, no es una lectura fácil ni ligera.
    Escuché hablar de Thoreau y Walden en el programa El bosque habitado de Radio 3.
    Y me está gustando mucho. Me está resultando muy enriquecedor. Pues yo estoy muy sensible con el tema de vivir de una manera mucho más sencilla que la que nos inculca nuestra sociedad de consumo.
    Me encanta tu trabajo Irene. Leemetv me parece un proyecto superchulo, enhorabuena.
    Saludos,
    Mónica

    • Irene
      Publicado a las 17:23h, 09 octubre Responder

      ¡Hola, Mónica!

      Uooo, ¡qué casualidad! Éramos compis de lectura y no lo sabíamos 🙂

      Yo también estoy muy interesada en la vida sencilla y algo “retirada”, por así decirlo. Desde luego, “Walden” es toda una inspiración en ese sentido. Me encantaría haber conocido a Thoreau; debía de ser todo un personaje muy pintoresco ;D

      Si encuentras más lecturas sobre este estilo de vida, ¡pásame títulos! ^^

      Gracias por tu apoyo y por estar al otro lado de la pantalla 🙂

      Irene

Publica un comentario

A %d blogueros les gusta esto: