Léeme 12: Si esto es un hombre, de Primo Levi

Es difícil presentar este capítulo. Lo es por muchas razones:

  1. Porque los temas que trata son, tal vez, los más duros de los que hemos hablado en Léeme hasta ahora.
  2. Porque el libro protagonista es, por primera vez, un testimonio verídico en primera persona: el autor vivió en sus carnes todo lo que cuenta en su novela.
  3. Porque, con este episodio, Léeme llega a su fin. (Aunque tendrás que ver el capítulo hasta el final y seguir leyendo esta entrada para averiguar la letra pequeña…).

Después de darle muchas vueltas, hemos pensado que lo mejor es dejarte directamente con Léeme 12, sin contarte mucho más de lo que tú puedas imaginar gracias a lo que leas aquí o gracias a lo que tanto el título del libro protagonista como el nombre de su autor te suenen o te sugieran…

Así que ahí va. Sin florituras. A bocajarro. Todo lo que podemos contarte acerca de este libro está contenido en Léeme 12. Buen viaje.

AVISO IMPORTANTE: Quédate hasta el final del episodio. Hay sorpresa 😉

 

Léeme 12: Si esto es un hombre, de Primo Levi

Si necesitas leer el testimonio de Levi para seguir entendiendo lo que vivió en Auschwitz, puedes comprar Si esto es un hombre haciendo clic aquí.

Para profundizar todavía más, aquí puedes llevarte la Trilogía de Auschwitz (Si esto es un hombreLa treguaLos hundidos y los salvados).

 

Muchas gracias a todos

Nos encantaría dar las gracias a toooooooooooooooooooooooooooooodas las personas que, de una forma u otra, han participado en cada uno de los programas de Léeme. ¡Y lo haremos!: ya estamos pensando en la manera 😉 De momento, en esta entrada queremos agradecer a quienes han hecho posible este episodio, el último de Léeme. Éstos son sus nombres:

  • Estela, Carmen, Marina y Susana, las lectoras del programa. No era fácil leer los fragmentos de Si esto es un hombre y mantener la sangre fría, pero todas lo consiguieron sin restar un ápice de emoción a sus lecturas. ¡Gracias a todas!
  • Agnieszka, Tomasz y Wanda, el equipo de comunicación y guías del Auschwitz Memorial and Museum que nos permitió rodar en el campo incluso durante más tiempo del que habíamos contratado. Nos hicieron un favorazo. ¡Mil gracias!
  • Mari Pili, Ventura, Alejandro y Juan Miguel, los entrevistados que nos hablaron de dos temas nada ligeros: el odio y el perdón.
  • Laura, que nos asesoró sobre diversos conflictos mundiales que siguen en activo y sobre los que hablamos en este episodio.
  • El Centro Internazionale di Studi Primo Levi de Turín, que también nos facilitó información sobre el autor de Léeme 12 y nos sacó de algunas dudas sobre su figura.
  • Xavi, por ayudarme con la cámara después de muchos meses separados por la cruel distancia Valencia-Barcelona :’)
  • Siria y Vera, nuestras primas, que participaron en la sorpresa final del vídeo. ¡Son unas cracks! Os queremos.
  • Y un agradecimiento súper especial para el que no hay palabras suficientes. Gracias infinitas a Jon Valdivia, que ha compuesto expresamente para este episodio una pieza musical de más de 30 minutos de duración que acompaña al capítulo segundo a segundo. Cada segundo que Jon ha compuesto -cada nota, cada cambio de ritmo, cada instrumento presente en la pieza- se corresponde con cada momento exacto del episodio. Nada es casual. En este artículo de su blog, Jon te cuenta cómo fue el desarrollo de la pieza, qué quería transmitir con ella y qué sensaciones y experiencias le ha producido (¡al igual que a mí!). Gracias, Jon, por este regalazo. Y a ti, lector, te lo aseguro: su obra de arte te va a poner los pelos de punta y te va a trasladar a la atmósfera de Si esto es un hombre. ¿Estás preparado para esta experiencia multisensorial?

Gracias, por supuesto, a la persona que sobrevivió al horror para dar testimonio de él; al escritor que, hasta el final de sus días, mantuvo la fe en la bondad del ser humano y en su capacidad para comprender lo incomprensible. Grazie, Primo Levi.

si esto es un hombre

 

¡Espera, que esto aún no ha acabado!

Esperamos no haberte asustado con eso de que éste es el último episodio de Léeme. En realidad se trata de una mentirijilla… 🙂

A ver, éste sí es el último episodio de Léeme… ¡pero sólo el último de la primera temporada! Porque, sí, amigos: en 2017 volvemos con más libros, con más viajes, con más historias de esas que, como decimos en la cabecera del programa, rompen las reglas del tiempo y del espacio.

Nos quedan muchos mundos inagotables por explorar, y vamos a seguir haciéndolo con una segunda temporada del programa. Esta temporada irá tomando forma durante los primeros meses de 2017 y, por supuesto, te iremos contando el proceso tanto en nuestra web (que es posible que cambie y se modernice un poquito) como en nuestras redes sociales.

Aunque dedicaremos varios meses a planear la segunda temporada, no por ello dejaremos de producir contenido para ti. Seguirá habiendo Diarios de lecturas y otros mini-formatos que aún tenemos que perfilar. En redes sociales y a través de nuestra newsletter (a la que te puede suscribir un poquito más abajo) iremos contándote todo y te haremos partícipe de nuestros movimientos y aventuras.

Tenemos muchas ideas para la segunda temporada de Léeme, tantas que tenemos que sentarnos pronto a separar el grano de la paja y decidir qué espíritu queremos darle al programa a partir de ahora. Ya tenemos algunas sospechas sobre lo que nos apetece hacer, ¡pero todo hay que estudiarlo! Y tranquilo, porque tú irás conociendo los detalles a medida que se vaya cociendo 😉

Nos encantará que continúes a nuestro lado. Aún tenemos mucho que ofrecerte, mucho que contarte, muchos libros que traer a tu vida. Y seguro que también tú tienes mucho que compartir con nosotros, tanto acerca de Léeme 12 como acerca de tooooodo este proyecto que tanto nos apasiona a nosotros. Por eso, ya sabes que los comentarios están abiertos para ti, y que también puedes contactar con nosotros en cualquier momento a través de este formulario o de nuestras redes sociales.

Por muchos más meses a tu lado. Disfruta mucho de Léeme, de las lecturas, de este año que se acaba… y de toda tu vida.

¡Hasta muuuuuuuuy pero que muy pronto!

Irene y Nacho

2 Comentarios
  • Marina
    Publicado a las 14:56h, 13 enero Responder

    Uffff. No me he atrevido a leerlo.
    Me ha puesto los pelos de punta
    “La facultad de no dar nuestro consentimiento”
    Buah. Es letal, hace mucho que no leo ni veo nada sobre el holocausto de los nazis.
    Estuve de Erasmis en Cracovia hace 11 años, algunos compañeros descubrieron que sus abuelos habían sobrevivido a Birkenau al irse a Cracovia. Hubo gente que nunca fue capaz de contar.
    Imagino que conocerás Maus el cómic. Y el reportaje que no recuerdo si fui capaz de ver entero: Shoah (1985)

    “Shoah es la madre del cordero de todas las películas sobre Auschwitz, y el único documental de nueve horas y media que lo peta en las reposiciones. En un intento de documentar lo innombrable, Claude Lanzmann -doctor en filosofía especializado en Leibniz, examante de Simone de Beauvoir- entrevista a supervivientes del Holocausto. Pero ojo: no sólo a las víctimas, también a los perpetradores y a muchos de los polacos que vivían a su alrededor. Después de su estreno en París, el gobierno polaco pidió al francés que prohibiera la cinta, mientras que Mijaíl Gorbachov la mandó programar por todas las ciudades de la Unión Soviética.”
    http://www.eldiario.es/cultura/cine/lista-peliculas-Holocausto_0_350315466.html

    La putada, perdónenme el palabro, es que no han evitado nada, ya lo comentas en el video. Ufff.

    Yo siento que hay cosas que no merecen perdón, simple. Además pienso que el perdón se pide, entonces a quien le toca ya ve si puede perdonar o no. Hacer las paces con el hecho en sí para superarlo sí, el odio no sirve pero la rabia puede ayudar a sobrevivir, puedes llegar a estar en paz con algo atroz de tu pasado (bueno, no lo sé la verdad, pero al menos intentarlo) sin tener que perdonar a quien no tiene derecho a perdón.

    Qué triste su final. Depresión y ¿quizás empezó con alzheimer?
    He tardado en ver este capítulo que vi que rodabas en Cracovia por Instagram porque remueve mucho.

    Saludos!

    • Irene
      Publicado a las 18:33h, 24 mayo Responder

      ¡Hola, Marina!
      En primer lugar, disculpa por responderte con tanto desfase.
      Gracias por tu extenso comentario. Me habían hablado de “Shoah”, pero todavía no lo he visto. Aunque, por lo que comentas, no sé si seré capaz. Imagino que tendré que pillarlo en una época muy fuerte emocionalmente, porque si no… tal vez me afecte demasiado.
      Yo no sé si hay cosas que merecen perdón o no, pero sí siento que el hecho de merecerlo o no merecerlo es irrelevante. Lo que cuenta es el perdonar, a secas. Supongo que, si a mí me hicieran lo que les hicieron a los presos de Auschwitz, no estaría en paz conmigo misma y con el mundo hasta que no tratase de comprender lo sucedido desde la perspectiva del perdón. Pero… creo que, si no me veo en una situación como ésa, no puedo saber qué haría.
      Un abrazo y gracias por estar ahí 🙂
      Irene

Publica un comentario

A %d blogueros les gusta esto: