leer es como viajar

5º Diario de lecturas de Léeme – Leer es como viajar

Hay muchas cosas que me fascinan de la lectura. Con cada libro, con cada autor, descubro algo: no hay libro que sea leído en balde. Todos los libros nos enseñan algo si estamos dispuestos a escuchar con atención a su silenciosa voz de papel.

Este mes de enero yo he descubierto algo que ya intuía, pero lo he visto más claro que nunca: leer es como viajar.

Voy a explicarte cómo he llegado a este descubrimiento asombroso y fascinante (al menos para mí) a través de los dos libros de este Diario de lecturas de enero de 2016.

 

5º Diario de lecturas de Léeme – Leer es como viajar

En este #5 Diario de lecturas te hablo de dos libros:

  • Uno en el que descubrirás cómo tu familia puede estar cortándote las alas, y qué opciones tienes para seguir sus pautas… o para romper con ellas. (Puedes comprarlo AQUÍ).
  • Otro que te hará reflexionar sobre la razón por la que te mantienes cerca de alguien: ¿Es por amor?, ¿es por amistad? ¿O quizás… es por pena? (Puedes comprarlo AQUÍ).

En realidad, en la cabecera de Léeme se hace una comparación de los libros con los viajes. Que leer es como viajar era algo que, como te digo, ya sabía, pero estos dos libros me han hecho comprender esta realidad más que nunca.

Porque con un libro puedes hacer volar tu imaginación a países y culturas lejanos; a paisajes desconocidos cuyos vacíos tú mismo puedes completar; a personas y a personajes que creas a tu antojo; a olores, sabores y texturas que todavía no conoces…

A veces podemos viajar más con un libro que con un avión. Porque cuando viajas con todo tu cuerpo te llevas tus experiencias, tus problemas, contigo, y eso puede hacerte contemplar los nuevos lugares que visitas con un filtro y unos prejuicios determinados.

Pero cuando lees, esos problemas y esas experiencias previas se diluyen, se esfuman, y sólo queda tu imaginación a pleno rendimiento. Una imaginación que traduce las palabras en imágenes que sólo son tuyas, íntimas, privadas.

[bctt tweet=»Leer es la manera más barata de viajar»]

¿No puedes permitirte hacer un viaje? Mira a tu alrededor. Coge ese libro que te está esperando. Observa su cubierta, sus marcas del tiempo, sus posibles desperfectos. Siente su textura, tu olor, ¡incluso su sabor!

Ábrelo por la primera página y sumérgete en un viaje en el que no vas a estar solo: te acompañarán los personajes, el autor, el sonido del pasar de las páginas y el de tu propia respiración.

Decide si te vas en avión, en tren o en barco, porque lo cierto es que te vas. Vas a hacer un gran viaje: el viaje de los libros.

Porque leer es como viajar.

Irene

2 Comentarios
  • Ana Vico
    Publicado a las 13:12h, 05 febrero Responder

    Me ha gustado lo que dices del libro Familia. Eso de cortar las alas y de hacer lo que te piden que hagas… Ains. El desapego es lo que hay que practicar. ¡Aunque es complicado!

    Me parece un libro muy interesante y curioso. Deberíamos aprender más ^^

    Gracias Irene, nos acercas libros que jamás habría conocido de otra manera 😀

    • Irene
      Publicado a las 12:17h, 06 febrero Responder

      Hola Ana! Creo que «Familia» te gustaría, porque trata las emociones desde la perspectiva de la cultura china de principios de siglo XX, que podría parecer tan fría y distante… y, sin embargo, a través de este libro te das cuenta de que, como siempre, las emociones acaban saliendo por alguna parte, aunque se hagan esperar.

      Un abrazo! <3

Publica un comentario

A %d blogueros les gusta esto: